miércoles, 15 de noviembre de 2017

Ching 38, Kuei: La Contraposición ¿Por qué afanarnos? - Astor Piazzolla, Romance Del Diablo




Ching 38
Kuei: La Contraposición
El Fuego
El Lago


¿Por qué afanarnos
en nuestros intentos de armonizar
entidades del mundo
que no guardan relación entre sí?
Cuando una creación no calza con otra,
aquella tampoco calzará con ésta.
El agua corre sobre la tierra,
baña las piedras,
humedece la arena,
baja por las rendijas
y así llegue al último peldaño
del olvido, del fuego o del inicio,
seguirá siendo agua en concierto
con los otros elementos.
La armonía está en el roce
de las cosas creadas
y en el lúdico retozo
entre las partes.
No podemos aspirar
a que el agua encarne
las virtudes del fuego
o que el fuego asuma
las virtudes del agua.
Pero, cuando por levante asoma,
tras el tul, la sonrisa de Selene
y, en la postrera semblanza del sol,
por poniente se despide
el llanto vivo de las rosas,
toda contraposición erige residencia.



lacl, 15 / 11 / 2017. Media tarde. Los conatos del verbo no tienen horario… Hace tiempo que no flirteábamos con el I Ching.




Astor Piazzolla, Romance Del Diablo




Ching 38, Kuei: La Contraposición ¿Por qué afanarnos? - Astor Piazzolla, Romance Del Diablo










Ching 38
Kuei: La Contraposición
El Fuego
El Lago

¿Por qué afanarnos
en nuestros intentos de armonizar
entidades del mundo
que no guardan relación entre sí?
Cuando una creación no calza con otra,
aquella tampoco calzará con ésta.
El agua corre sobre la tierra,
baña las piedras,
humedece la arena,
baja por las rendijas
y así llegue al último peldaño
del olvido, del fuego o del inicio,
seguirá siendo agua en concierto
con los otros elementos.
La armonía está en el roce
de las cosas creadas
y en el lúdico retozo
entre las partes.
No podemos aspirar
a que el agua encarne
las virtudes del fuego
o que el fuego asuma
las virtudes del agua.
Pero, cuando por levante asoma,
tras el tul, la sonrisa de Selene
y, en la postrera semblanza del sol,
por poniente se despide
el llanto vivo de las rosas,
toda contraposición erige residencia.


lacl, 15 / 11 / 2017. Media tarde. Los conatos del verbo no tienen horario… Hace tiempo que no flirteábamos con el I Ching.





Astor Piazzolla - Romance Del Diablo



lunes, 6 de noviembre de 2017

Tom Waits, la música como una puesta en escena.



 A Sebastián, mi hijo, que como todo ser 
 humano que no le niega agua al corazón, 
 ha sabido lo que es la misteriosa sed.



Mi amigo Chacho Cabrera lo ha llamado el Mozart de nuestra era. Tom Waits es un músico prácticamente inclasificable. Yo diría que concibe la música como una puesta en escena en la que la poesía es telón de fondo, hormigueo subiendo desde el tablado de tal puesta en escena, danza colorida de imágenes flotando en el aire que se abre a la propuesta auditiva y recorre los espacios del templo que es la escucha. Figurémonos esa escucha como como encarnada en un viejo teatro en el que los ambientes cantan entre sí (bastidores, pasillos, trastiendas, galerías, tramoyas) en lo que suponemos es silencio, pero ese silencio es una caja de resonancias, maestra en el arte del bis. Y cuando himnos como éste que colgamos en primer lugar, se abren espacios en ese templo de la escucha, entonces, la caja de resonancias queda feliz de por vida, aun a expensas del olvido, pues vive de los acordes que en ella han quedado alojados.

Tom Waits ha lidiado, además de con sus propios versos, con los de poetas de la Generación Beat. Aquí dejamos esta pequeña pieza que no porque sea acrisolada miniatura deja de ser joya. Es  un himno para los días que han pasado, para los días que vendrán. La guitarra tiene la virtud de que pareciera quedarse siempre detenida en el mismo punto, debido a ese rasgueo insistente al final de cada acorde. Y sin embargo se mueve, ese sonido hace los efectos de un badajo en el que la campana es nuestro pecho...

Tom Waits - I Hope That I Don't Fall in Love with You

Well I hope that I don't fall in love with you
'Cause falling in love just makes me blue,
Well the music plays and you display your heart for me to see,
I had a beer and now I hear you calling out for me
And I hope that I don't fall in love with you.
Well the room is crowded, there's people everywhere
And I wonder, should I offer you a chair?
Well if you sit down with this old clown, take that frown and break it,
Before the evening's gone away, I think that we could make it,
And I hope that I don't fall in love with you.
I can see that you are lonesome just like me, and it being late,
You'd like some some company,
Well I've had two, I look at you, and you look back at me,
The guy you're with has up and split, the chair next to you's free,
And I hope that you don't fall in love with me.
And I hope that you don't fall in love with me.
Now it's closing time, the music's fading out
Last call for drinks, I'll have another stout.
Turn around to look at you, you're nowhere to be found,
I search the place for your lost face, guess I'll have another round

And I think that I just fell in love with you.












sábado, 4 de noviembre de 2017

Llego a la casa con espíritu de juego, conversa entre poetas...




Llego a la casa con espíritu de juego. Han de ser los coloridos y sensuales trazos que hoy Carlos Sánchez Vegas nos ha dado a contemplar. Estuve enquistado en sus cuadernos. 

Lo primero que me nace es tomar dos libros de dos poetas queridos. Abro cada uno al azar. No los leo. Los caso. Libro abierto contra libro abierto para sellar el casamiento. Abanico con abanico. Los dejo conversando. Cumplo algunas rutinas. Nada de enigma. Las rutinas que cumple todo ser al llegar a su madriguera. Me bebo un par de vasos de agua tocados por unas caricias de bicarbonato sódico bien diluidas al amor del agua. Ese polvo tiene la virtud de domar el fuego. Vuelvo al campo de juego. 

Entre tanto se han entretenido, me parece, aunque sus voces puedan lucir algo disímiles acá arriba.

Konstantin le ha dicho a Gunnar:

Mar de la mañana

Que me detenga Aquí. Que también yo contemple
por un momento la naturaleza.
Del mar en la mañana y del cielo sin límites
el luminoso azul, la amarilla ribera: estancia
hermosa y grande de la luz.
Que me detenga aquí. Déjenme creer que veo esto
(aunque ciertamente lo vi por un instante cuando me detuve);
y no ahora mis sueños,
mi memoria, la rediviva imagen del placer.

Y luego Gunnar le ora a Konstantin

Cabeza de serpiente

En otoño o en primavera -
¿Qué importa?
En la juventud o en la vejez –
¿Qué más da?
De todas maneras desaparecerás
en la imagen de la Totalidad
Tú desapareciste, has desaparecido
ahora, hace un instante
o hace mil años
Pero tu desaparición
persiste


Gunnar Ekeloff y Konstantin Kavafis en casual conversa…






martes, 31 de octubre de 2017

Cuando la "locura" le clama a la "cordura"... Nostalghia, de Andrei Tarkovski








Cuando la "locura" le clama a la "cordura"...

El deliberado auto de fe del "loco" Domenico sobre la estatua ecuestre, antes de inmolarse por el fuego, es un incontestable alegato contra una sociedad que se siente muy confortable con el mesianismo y el enajenamiento del individuo.

La escena de seres como estatuas anticipa ya la moda de los selfies… Anoche mientras contemplábamos esta escena, Yineska me contaba el episodio de una joven muy bella tomándose selfies, como una estatua de sonrisa congelada, ante un aparador de una tienda en Chacaíto. Yo le dije: no ha de ser casualidad que me lo cuentes cuando vemos esta patética y conmovedora escena...

Habla por sí sola. Sobran las palabras. 
lacl
(20 de Noviembre de 2016)





Chet Baker - Portrait in black and White, sobre una pieza de Antonio Carlos Jobim.



Chet Baker - Portrait in black and White.

Cielos. No hallo qué hacer con esta pieza. Es que me he enamorado de esta ofrenda del feeling (o filin, como se quiera). Es más fuerte que yo. Todo el concierto es una belleza, que dejaré debajo de esta pieza de Jobim. Pero esta dicción, este pastel audio colorido es como una pócima para recomponer el alma. Dejo esta locuacidad del alma a varias manos que me tiene, como decimos en criollo,  la empalizada en el piso. No sé cuál sea la razón, pero ha logrado que vuelva a degustar, en toda su magnitud, la conversación introspectiva... Chet, un mago. Y sus amigos también, Danko, Van Der Geyn y Engels...
Salud!

lacl

...









sábado, 28 de octubre de 2017

TALA DE ÁRBOL, Tadeusz Różewicz




El video y las notas de la publicación anexa me han traído a la memoria un poema de Tadeusz Rozewicz que es una anticipación; las gracias a Pablo Antillano, por sacar esa publicación a flote.

Con respecto al poema, recuerdo que lo leímos en un encuentro organizado para celebrar la poesía polaca, que de eso se trataba el sencillo evento: de leer en voz alta a los poetas de Polonia. Es un poema de una decantación que uno percibe sencilla, pero es en esa sencillez donde se descubre el asombro, en todo su esplendor.

Al final, un niño se nos acercó, de la mano de su madre vivamente emocionado, para preguntarnos más sobre ese poeta. Había sido tocado por la poesía o, acaso, por su Diosa.

TALA DE ÁRBOL

En memoria de Jaroslav Iwaszkiewicz autor de: "Jardines"

Una ansiedad incesante
reina entre las copas

un árbol marcado
para su tala
con una señal blanca de aniquilación
todavía respiraba
sus brazos y ramas
arañando
las nubes huidizas

las hojas temblaban y languidecían
sintiendo muerte

los árboles no se mueven
de un lugar a otro
en busca de alimento
no pueden escapar
de la sierra
y el hacha

una ansiedad incesante
reina entre las copas

el corte de árboles es una ejecución
desprovista de ceremonia

escupiendo aserrín
la sierra mecánica
penetra en la corteza la pulpa y el corazón

como rayo
herido por un lado
colapsó
y cayó entre la maleza
con todo su peso muerto
aplastó césped y hierbas
delgadas leves briznas
y temblorosas telarañas

junto con el árbol
destruyeron su sombra
transparente
ambigua
imagen
signo
que aparece
en la luz
del sol y la luna

Las diligentes raíces
aún no tienen sospecha
sobre la pérdida del tronco
y la copa

lentamente
la muerte de la superficie del árbol
penetra la tierra

las raíces de los árboles vecinos
se tocan
traban relaciones
y vínculos
junto a hombres y animales
los únicos sensibles seres vivientes

creados a imagen
y semejanza de los dioses

Los árboles
no pueden ocultarse de nosotros

Niños nacidos
sin dolor en clínicas
que maduran
en discotecas
destrozados por la luz artificial
y el sonido
boquiabiertos ante la pantalla de la tv
no conversan con árboles

Los árboles de  la infancia talados, quemados
envenenados muertos
reverdecen sobre nuestras cabezas
en mayo
esparcen hojas encima de las tumbas
en noviembre
crecen dentro de nosotros
hasta la muerte

Tadeusz Różewicz

(Traducción de Rafael Cadenas, El taller de al lado, bid&co editor, Caracas, 2005)

El enlace: http://mobile.francetvinfo.fr/replay-magazine/france-2/envoye-special/video-le-reseau-internet-de-la-foret_2438099.html#xtor=EPR-2

Y el video:



Envoyé spécial. L'internet de la forêt




miércoles, 25 de octubre de 2017

LA SALVA - JOSE ANTONIO RAMOS SUCRE.



LA SALVA

Una amante pérfida me había sumergido en el deshonor. Su discurso ocupaba mi pensamiento con la imagen de una carrera absurda, en un bajel proscrito. Yo desvariaba en la sala de una orgía cínica.

Los cazadores de ballenas, aventurados antes de Colón y Vasco de Gama en el derrotero de los países inéditos, no habían previsto en sus cartas el sitio del extravío. Las aves del mar sucumbieron de fatiga sobre los palos y mesetas de mi galera. Yo me detuve al pie de unos cantiles inhumanos, bajo un cielo gaseoso.

Recorría en la memoria los pasajes de la Divina Comedia, donde alguna estrella, señalada por la vista augural de Dante, sirve para encaminarlo entre el humo del infierno y sobre el monte del purgatorio.


Mi viaje se verificaba en un mismo tiempo con la orgía decadente. Quise interrumpir el hastío del litoral grave, disparando el cañón de proa. El estampido redujo a polvo la casa del esparcimiento infame.


(Tomado de EL CIELO DE ESMALTE)





martes, 24 de octubre de 2017

Belleza y desventura, una anotación



Una anotación lanzada como un disparo al aire... Se me había extraviado de la memoria, aquí la dejo...

*******

Por desventura, el mundo no se compone únicamente de belleza. Hay belleza natural, sin dejar de tener en cuenta que hay adversidades y hecatombes que sobrepasan nuestra orfandad. Pero eso es parte del ser, de aquello que, siéndonos, nos trasciende. Pero la más vil de las desventuras es el atentado que el hombre ha erigido en contra de toda búsqueda de belleza y solaz. Por ello es que jamás he evadido ni evadiré la presencia de la fatalidad, pastando al lado de nuestra añoranza (y, en veces, consumada presencia) de sosiego y belleza. Hacer caso omiso de las desventuras que son ocasionadas por nuestro humano pathos es dejar la puerta abierta silenciosamente para que ellas entren y salgan cuando quieran.

lacl, 23 de octubre de 2016